Buda

Buda es el título por el que se conoce mundialmente a Siddhartha  Gautama (nombre sánscrito ), nacido en Lumbiní (Nepal). Se cree que vivió  entre los años 566 y 478 a. C.
Es una figura religiosa sagrada  para dos de las religiones con mayor número de adeptos, el budismo y el hinduismo  (en el que se lo considera como la novena encarnación del dios Vishnú de  acuerdo al Garuda-purana y la vigesimoprimera y penúltima según el Bhágavata-purana [hacia el siglo XI d. C.]).
Aunque existen muchas leyendas,  se concuerda en que fue un líder religioso conocido como Siddhartha Gautama.  Vivió en una época de cambio cultural en que se atacaban los procedimientos  religiosos tradicionales de la India. Fue uno de los reformadores que dio un  impulso renovador en el ámbito religioso dhármico que se propagó más allá de  las fronteras de la India y terminó transformándose en una de las grandes  religiones del mundo, el budismo. En idioma sánscrito, el término buddha significa ‘despierto, inteligente’.
Debido a ciertas malas  interpretaciones muy comunes, se debe enfatizar que Buda no es Dios. Esto no  solo lo aseguró el mismo Buda Gautama, sino que la misma cosmología budista  hace esta distinción al afirmar que el estado del budha únicamente lo pueden  lograr los seres humanos, en quienes reside el mayor potencial para la  iluminación.
Sidharta Gautama también afirmó  que no existen intermediarios entre la humanidad y lo divino. Devas (dioses o  ángeles), humanos y demonios se rigen por el karma, cuyas leyes dictan que la  compasión y el amor por la existencia generan provecho tanto para las demás  criaturas como para el que las ejerce, purificando su karma. El Buda es tan  solo un ejemplo, un guía y un maestro para aquellos seres que deben recorrer la  senda por su cuenta, lograr el despertar espiritual y ver la verdad y la  realidad tal como son. El sistema budista de filosofía y práctica meditativa no  fue una revelación divina, sino más bien el entendimiento de la verdadera  naturaleza de la mente y tal entendimiento puede ser descubierto por  cualquiera. Es el adentrarse en la realidad lo que se logra al comprender que  la ignorancia puede eliminarse.
En el  canon pāḷi, se une el término buddha con otras palabras para así  distinguir peculiaridades de un Buda. De este modo, se explican tres tipos de buda:

    • Samyaksambuddhas: son aquellos que una vez alcanzada la budeidad,  deciden enseñar a otros la verdad que han descubierto. Asimismo son los que  deciden sobre qué hacer con su propio destino, teniendo muchas opciones que  vienen de su interior y naturaleza, teniendo claras estas decisiones recién se  sienten capaces de guiar a otros al despertar a través de la enseñanza del  dharma en un tiempo o mundo donde éste ha sido olvidado o no ha sido enseñado  todavía. Siddhartha Gautama es considerado uno de los 28 samyaksambuddhas. Para  llegar a ser un samyaksabuddha se deben practicar los 10 paramitas o perfecciones que son atribuidos a todos los samyaksambuddhas. Si  alguien presenta los 10 paramitas y logra la budeidad, entonces puede ser  considerado como «perfectamente iluminado» y está en condiciones para predicar  el dharma. El personaje histórico del Buda es considerado un  Samyaksambuddha.

    • Pratyekabuddhas: en ocasiones llamados «los  budas silenciosos o solitarios», son similares a los samyaksambuddhas en  que han alcanzado el nirvana y adquirido la misma realización que ellos, pero  han escogido no enseñar a otros de manera explícita todo lo que han  descubierto, sino que se limitan a consejos de conducta o morales  (abhisamācārikasikkhā). En la tradición budista son considerados inferiores a  los samyaksambuddhas. En algunos textos, los pratyekabuddhas son  descritos como aquellos que comprenden el dharma a través de sus propios  esfuerzos, pero que no obtienen la omnisciencia ni el dominio sobre los  «frutos» (phaleshu vasībhāvam).

    • Existe otro tipo de buda, aunque es un término poco utilizado: Savakabuda