Feng Shui

Es una técnica oriental que busca una armonía entre los ambientes y las  personas. A través de la decoración y la disposición de los objetos en la casa  o en el ambiente de trabajo podemos lograr esa armonía. Cuantas veces tenemos  un rincón que no sirve para nada, una habitación que no nos gusta, un ambiente  de trabajo frío. Con el Feng Shui eso se soluciona fácilmente. Cambiando un  mueble de lugar, agregando luces, colores, espejos, porta retratos, flores,  artesanías en bambú, y muchas otras cosas que se puede descubrir observando el  ambiente.

Desde los comienzos de la Humanidad el hombre usa el bambú para todo tipo de usos. Desde elementos de caza y pesca, instrumentos musicales  y todo tipo de utensilios, pasando por el arte, la decoración, la alimentación,  la jardinería…y tal vez el futuro le depare su utilización masiva como fuente  de energía y reemplazo de madera de árboles, siendo un material fácilmente  renovable.

Espejos:
Elemento que transforma el espacio. Con el  espejo ampliamos la luminosidad, creando una nueva ventana en el ambiente y  trayendo para dentro de la casa un trozo del paisaje.

Porta retratos:
Un viaje inolvidable, un día especial, el grande amor... Los porta retratos  sirven para mantener siempre presente las emociones.


Candelabros: Encendiendo una vela, estrechamos la unión entre el mundo exterior y el  interior. Las velas nos conectan con nuestro interior, repleto de luz. Encender  una vela va mas aya de la acción mecánica: Requiere un momento de  concentración, en fin, un puente con el plano superior.

Cristales:
Los cristales tienen el poder de irradiar vibraciones que atraen la mirada y  centran la mente, armonizando el cuerpo y el alma.

Llamadores: Los llamadores tienen un sonido harmonioso que facilitan la concentración, el  relax, el aprendizaje y la creatividad, aumentando la percepción. Para dar la  bienvenida al mundo, nada mejor que recibir las personas en casa con el sonido  de un llamador en la puerta, saludando quien llega.

Lámparas: Luz es vida, esencial para el cuerpo, el alma y la casa. Las lámparas traen al  ambiente la luz que permite que los colores vibren, estimulando sensaciones,  energía y entusiasmo.